imagen-frutas frutas-para-dieta

Frutas peligrosas

Llega el verano y nos ponemos a dieta. Y con frecuencia elegimos comer fruta más a menudo e incluso sustituimos alguna comida por fruta. ¡Pero cuidado! La fruta no es inocua y algunas, además, pueden llevarnos a conseguir el efecto contrario al deseado. Aquí tienes cuáles son las “frutas peligrosas” para tu línea. 

Todas las frutas contienen fructosa, un azúcar que fácilmente entra al organismo. Este azúcar no resulta perjudicial porque va acompañado por la fibra de la propia fruta, lo que ralentiza su absorción, consigue una elevación moderada de glucosa en sangre y el organismo es capaz de utilizar esos azúcares para producir energía (especialmente aquellas que pueden tomarse con la piel).

Sin embargo, algunas frutas son especialmente ricas en fructosa y no tanto en fibra (se dice que tienen un alto Índice Glucémico), lo que provoca que mediante la insulina, parte de esa glucosa se almacene en forma de grasa en el organismo. La cosa se agrava cuando, en lugar de tomar cinco uvas, tomamos un racimo, por ejemplo.

Te contamos en este Post cuáles son las frutas que te ayudan con tu dieta, cuándo y cómo comerlas.

1. Frutas tropicales: higo, breva, dátil, mango, chirimoya, paraguaya, níspero, caqui, piña, plátano… Son frutas muy ricas en azúcares que, cuando estamos a dieta, debemos evitar. La papaya, tomada con moderación, es una fruta aceptable dentro de esta categoría.

2. Zumos de frutas. Como ya hemos señalado en diversas ocasiones en este blog, los zumos proporcionan fructosa en grandes cantidades (pues no solemos usar sólo una pieza de fruta) y al eliminar la fibra con el exprimido lo convertimos en un alimento poco idóneo para adelgazar. Lo mejor es tomar la pieza de fruta entera.

3. Mejor con piel. Las frutas que pueden comerse con piel (manzana, pera, ciruela…) aportan más fibra a nuestra dieta. La fibra ralentiza la absorción de los hidratos de carbono, aporta saciedad y ayuda a regular en tránsito intestinal.

4. Frutas de verano. Algunas frutas de verano no son sólo agua. Es el caso del melón (con muy poca fibra y un alto Índice Glucémico), de la nectarina (muy rica en azúcares), uvas (muy ricas en glucosa y con muy alto Índice Glucémico). La sandía tiene un contenido moderado en hidratos de carbono, pero muy poca fibra, por lo que es mejor no abusar de ella cuando seguimos una dieta de adelgazamiento.

5. Vitamina. Elige al menos frutas ricas en vitamina C en una de las ingestas (fresas, kiwi, naranja, mandarina, pomelo…). Nuestro organismo no sintetiza esta vitamina y es necesario aportarla mediante la dieta.

6. Entre horas. Cuando seguimos una dieta de adelgazamiento, es mejor tomar la fruta para desayunar, a media mañana o en la merienda (en este caso es recomendable frutas con bajo Índice Glucémico, como la manzana o la pera, tomadas con piel), y tomar sólo una pieza mediana o una rodaja.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR