The Blog

somatotipos femeninos somatotipos

¿Sabes comer según tu biotipo?

Seguro que estás hart@ de ver cómo una amig@ come todo lo que quiere y no engorda. Y tú, en cuanto te pasas un poco de la raya, pesas 2 kilos más. ¿Y si el secreto de estas diferencias estuvieran en nuestro metabolismo? Cada uno tenemos un diferente biotipo  (o somatotipo) y debemos aprender cómo comer, entrenar y descansar para sacarle el máximo rendimiento. 

somatotipos

Existen 3 somatotipos puros: Endomorfo, Mesomorfo y Ectomorfo.  Aunque lo normal es que cada persona sea una mezcla de varios, con predominio de alguno, vamos a describir las características principales de cada uno. ¡Comer y entrenar en función de tu biotipo puede ser la clave del éxito!

Los ectomorfos son el típico sujeto que no engorda por mucho que coma. Se mantiene siempre delgado y si coge un resfriado es capaz de perder 2 kilos en 3 días. Su metabolismo es rápido, su tono muscular es bajo y les cuesta subir de peso. Aunque son individuos delgados por naturaleza, si quieren mantener un buen tono muscular deben realizar entrenamientos intensos, con altas cargas, cortos en el tiempo y cuidar especialmente el descanso. Su alimentación debe fundamentarse en hidratos de carbono complejos y deben reducir las grasa (ya que tienen propensión a desarrollar enfermedades metabólicas, como diabetes o hígado  graso, sin darse cuenta de ello porque siguen siendo delgados). Alimentos ricos en fibra (como los panes o pastas integrales y las legumbres) deben ser la base de su alimentación, además de una buena proporción de antioxidantes (en forma de frutas y verduras).

Los mesomorfos son los típicos cuerpos que, aunque no hayan pisado jamás un gimnasio, parece que han estado dentro toda su vida. Las clavículas son anchas, el cuerpo curvilíneo (apariencia atlética) y tienen facilidad tanto para ganar como para perder peso.  Estos sujetos deben combinar el ejercicio aeróbico (para mantener su peso) como el anaeróbico (para mantener la musculatura que ya tienen por sí). Se trata del biotipo más agradecido, ya que con poco trabajo consigues excelentes resultados. Deben cuidar las calorías que ingieren (no excederse) y deben comer al menos 5 veces al día, repartiendo el consumo calórico.

El tercer biotipo es el endomorfo. Se trata de individuos de apariencia redonda, blandos, con tendencia a almacenar grasa y a la obesidad. Aunque gana músculo con facilidad, este no se aprecia porque gana igualmente grasa con la misma facilidad. Estos individuos deben practicar especialmente el ejercicio aeróbico para desprenderse de la grasa sobrante y entrenar moderadamente en anaeróbico (ya que con poco que hagan, enseguida ganan musculatura). Su alimentación debe ser pobre en grasa y moderada en hidratos de carbono (preferiblemente optarán por los HC simples) y rica en verduras y hortalizas. Deben prestar especial atención a las cenas, que deben ser ligeras para favorecer la pérdida de grasa y el control del peso.

La  visita a un profesional y una impedancia bioeléctrica sirven para determinar el biotipo de cada persona y adaptar la dieta a sus condiciones y particularidades.  

18 marzo, 2014 0 Comments
POST 2 - agujetas

¿Adelgazar sin agujetas? 5 trucos para lograrlo

Empezamos plan de alimentación y entrenamiento. Esta vez vamos en serio: queremos llegar  a la operación bikini y asegurarnos de lucir un bonito tipo en la playa. Sin embargo, al esfuerzo de cuidar lo que comemos se suma un clásico: el miedo a las agujetas.  ¿Cuántas veces has abandonado un plan de entrenamiento porque no soportabas el dolor de las agujetas? ¿Y si te digo que hay solución? Aquí tienes 5 trucos anti-agujetas que sí funcionan.

 

POST 2 - agujetas

 1. Haz ejercicio según tu forma física. Si llevas tiempo sin montar en la bici, no te metas en la clase de Spinning. Aumenta progresivamente el tiempo que dedicas al ejercicio y permite que tu cuerpo que se vaya adaptando. Solo así notarás mejoras musculares y evitarás las temidas agujetas. Las agujetas se producen por una mezcla de microrroturas musculares provocadas por un ejercicio físico al que no estamos acostumbrados (de intensidad superior a la que soportamos) y por la secreción de ácido láctico (producto del metabolismo de los aminoácidos musculares para obtener energía). 48 horas después del entrenamiento aparecen las agujetas. La mejor forma de prevenirlas es no pasarse en los primeros entrenamientos.

2. Hay que estirar. Un músculo rígido es un músculo que duele. Antes de comenzar la rutina y después del entrenamiento es importante estirar. Así favorecemos la oxigenación de los tejidos y la recuperación muscular. 

 

3. Haz más cardio. El trabajo anaeróbico (cuando el músculo se queda sin oxígeno) provoca agujetas. El trabajo cardiovascular (aeróbico) ayuda a llevar oxígeno y nutrientes a nuestros músculos dañados y favorece la recuperación. Si tienes agujetas, entrena los siguientes dos días de forma más ligera, ponte el pulsómetro y opta por el ejercicio cardiovascular.

4. Olvida el agua con azúcar. Un viejo truco que no funciona. Si tienes agujetas, toma un antinflamatorio suave y bebe agua, es la única solución. Y olvida también las bebidas energéticas y para deportistas, que aportan gran cantidad de azúcar y, si tu objetivo es bajar grasa o peso, te perjudicarán. 

5. Presume de agujetas. Quizá no puedas evitarlas. Incluso hay a quien le gustan, porque le dan sensación de haber trabajado el cuerpo. De cualquier forma, no te vengas abajo, date un par de días de respiro y practica ejercicio suave y ¡sigue adelante! ¡La motivación es el secreto para que tu plan funcione!

 

 

17 febrero, 2014 0 Comments

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR